Problemas Grandes Ahora Son Diminutos

Recientemente me salió en instagram una foto de una chica y me puse a ver sus fotos. En eso una de sus fotos tenía un “caption” con el que me vinieron muchos recuerdos. Simplemente me identifiqué. Cito y escribo el pie: “Claro, no fue fácil, el 2015 me trajo momentos tan dolorosos que me impresiona saber como problemas tan colosales de meses atrás ahora son diminutos”.


Era el segundo trimestre, estábamos en las festividades del colegio y ya yo estaba era más pendiente al chico que era supuestamente mi prom date (al final fuí con otro que siempre considero que es mi primer amor). Yo siempre le contaba todo a quien era mi mejor amigo, pero un día me dijo: “no me importa nada de lo que me estás diciendo”; yo brava me fui y lo dejé en su salón solo. Luego me encontró y me dijo: “Solo quería que supieras que no es que no me importe; pero sabes que siento algo por ti y no me gusta que me hables de otros chicos”. Yo juré que todo lo de esos sentimientos habían quedado en el año anterior al 2015 pues el 2014, me había confesado de que sentía algo por mi y simplemente decidimos mantener nuestra amistad porque no queríamos perdernos el uno del otro. En el after que organizó nuestra prom, nos besamos y fue porque quería sacarme dudas si había un sentimiento mutuo entre nosotros pero me di cuenta de una vez que no y que ya seguro había arruinado bastantes cosas pues había una niña que gustaba de él y nos vió en ese momento. Supe entonces que las cosas que venían iban a estar fuertes pero no tan feas y duras como pasaron. No nos hablamos esa semana excepto que hablamos por Snapchat y empezamos a hablar normal, pero él muy explosivo y yo muy terca empezamos a discutir y fue ahí donde me puso a escoger entre dos cosas:

1) Arriesgarnos juntos a intentar algo más que solo mejores amigos y ver si llegábamos a novios o

2) Actuar como si no hubiese pasado nada, pero eso sí también actuar como si él y yo no nos conocieramos.

Le dije que mejor habláramos eso en la mañana siguiente, y cuando le dije que primero quería hablar con la chica me dijo: “Sabes qué, mejor deja todo ya yo sé que escogiste” y se fué. No me dejó ni siquiera aclarar las cosas con ella o pedirle que lo pensara mejor que nuestra amistad valía más que intentar otra cosa. De una vez me entero que esa misma noche se besó con la niña esa y que ya estaban tratando de formalizarse de nuevo pues el año anterior al 2015 ellos trataron andar pero decidieron que no era el momento. Verlos juntos para mi era raro, a veces me incomodaba; por eso me volví un poco más recluida y me quedaba en el salón estudiando o haciendo tareas. De noches a veces lloraba, pues entendía que ella me odiaba y que no me quisiera cerca (aunque la culpa por así decirlo no era solo mía sino también de él pues besar y no apartarse o besar a una y luego a otra es cosa seria) pero no entendía la actitud de él, entendí meses después de este dramita de secundaria que a veces es jugarlo a todo o a nada y creo que para él, el ser solo amigos no le bastaba.

Volvimos a tratar de hablarnos, esta vez solo por whatsapp pues para él que ella nos viera juntos hablando le traía malos momentos a su mente y yo acepté. Fue feo que en Halloween (aún me acuerdo de ese día) él me trató hostil, súper douchy y todos sentían en esa fiesta el ambiente pesado por la situación. Lloré en el baño y me quería ir pero gracias a un amigo que se volvió cercano poco a poco, me quedé y luego llegó mi mejor amiga y todo se sintió menos feo a pesar de las cosas que la chica trataba de hacerme sentir.

Tengo que decirles que esos últimos meses de mi senior year fueron intensos, drama más las reválidas que hace mi escuela eran más que suficiente para mí pues me tenían al borde y a veces solo quería que todo hubiese sido un sueño. Después de ahí no nos hemos vuelto a hablar más. Somos como él quiso dos personas  que no se conocieron nunca.

Puedo decir que si este drama me hubiese pasado antes quizás en premedia , me hubiese afectado más fuerte de lo que creo; pero el hecho de que pasara graduandonos de secundaria fue seguramente cosa divina del destino. Ellos ya no andan, ella se cansó de que él la tratara feo.

Con todo este drama colegial se secundaria entendí que estas situaciones son creadas innecesariamente. Que el tiempo lo cura todo, las personas sí cambian a veces de formas que no queremos;  y que todo pasa por una razón. Los increíbles “ups&downs” que viví con esto me enseñó a que hay que seguir adelante y que siempre siempre contarás con el apoyo de las personas que te quieren. Dios siempre nos ayudará a salir de problemas o situaciones en la que no quisiéramos estar y como dijo la chica de instagram; situaciones tan dolorosas ahora son situaciones diminutas y quedarán como experiencia para contar a nuestros hijos, sobrinos, amigos, seres queridos.

Nunca se sientan mal por las cosas que les pasan, traten siempre de ver lo mejor de lo peor.

Los quiere;

Vicky Miguelena

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s